La parálisis cerebral infantil que afecta a niños entre 0 y 2 años es una condición que va afectar a su vida completa, ya que es una afección crónica.

Con los avances médicos y rehabilitadores se ha visto qué grado de independencia pueden llegar a alcanzar, por lo que se ha hecho patente la necesidad de una escala que delimite los diferentes grados de discapacidad.

En 1997, un grupo de investigadores internacionales de Canadá desarrolló el “sistema de clasificación de la función motora gruesa para niños con parálisis cerebral”, que está aceptada a nivel internacional y traducida a varios idiomas.

La escala engloba 5 niveles, siendo los de nivel I los más leves y los de nivel V los de afectación más severa. Depende de la edad y cada nivel proporciona descripciones de lo que pueden realizar los niños en cada franja de edad; de 0 a 2 años, de 2 a 4, de 4 a 6, de 6 a 12 y de 12 a 18.

El objetivo es determinar que nivel de habilidades y limitaciones presenta el niño en el hogar, la escuela y la comunidad. Así, un niño que a la edad de 2 años no tiene control cefálico, difícilmente podrá caminar en un futuro. Gracias a ello, los profesionales pueden determinar los objetivos terapéuticos según su nivel, edad y capacidades motoras.

 

Nivel I: Anda sin restricciones.

Nivel II: Anda sin ayudas técnicas.

Nivel III: Anda con ayudas técnicas.

Nivel IV: Necesita asistencia y ayudas técnicas.

Nivel V: Necesita asistencia para desplazarse en silla.